Espere mientras se carga el contenido...
Cargando página
Una respuesta blanda, quiebra la ira; una contestación dura excita el furor.
( Salomón - 970 AC-931 AC. Rey de Israel)