Espere mientras se carga el contenido...
Cargando página
El hombre famoso tiene la amargura de llevar el pecho frío y traspasado por linternas sordas que dirigen sobre ellos otros.
( Federico García Lorca)