Espere mientras se carga el contenido...
Cargando página
No hay ningún hombre absolutamente libre. Es esclavo de la riqueza, o de la fortuna, o de las leyes, o bien el pueblo le impide obrar con arreglo a su exclusiva voluntad.
( Eurípides de Salamina - Poeta trágico griego)