Espere mientras se carga el contenido...
Cargando página
Nada fortifica tanto las almas como el silencio; que es como una oración íntima en que ofrecemos a Dios nuestras tristezas.
( Jacinto Benavente - 1866-1954. Dramaturgo español.)