Espere mientras se carga el contenido...
Cargando página
Nada debe turbar la ecuanimidad del ánimo; hasta nuestra pasión, hasta nuestros arrebatos deben ser medidos y ponderados.
( Francisco Ayala - 1906-?.)