Espere mientras se carga el contenido...
Cargando página
Hay la misma diferencia entre un sabio y un ignorante que entre un hombre vivo y un cadáver.
( Aristóteles - 384 AC-322 AC. Filósofo griego)