Espere mientras se carga el contenido...
Cargando página
Engañar a los hombres de uno en uno es bastante más difícil que engañarlos de mil en mil. Por eso el orador tiene menos mérito que el abogado o el curandero.
( Santiago Rusinyol)