Espere mientras se carga el contenido...
Cargando página
Nuestras ilusiones no tienen límites; probamos mil veces la amargura del cáliz y, sin embargo, volvemos a arrimar nuestros labios a su borde.
( René de Chateaubriand - 1768-1848. Diplomático y escritor francés.)