Espere mientras se carga el contenido...
Cargando página
El primer castigo del culpable es que su conciencia lo juzga y no lo absuelve nunca.
( Decimus Junius Juvenal - Poeta satírico romano.)