Espere mientras se carga el contenido...
Cargando página
Las convicciones políticas son como la virginidad: una vez perdidas, no vuelven a recobrarse.
( Francisco Pi y Margall - 1824-1901. Político español.)