Espere mientras se carga el contenido...
Cargando página
La democracia constituye necesariamente un despotismo, por cuanto establece un poder ejecutivo contrario a la voluntad general. Siendo posible que todos decidan contra uno cuya opinión pueda diferir, la voluntad de todos no es por tanto la de todos, lo cu
( Inmanuel Kant - 1724-1804. Filosofo alemán.)