Espere mientras se carga el contenido...
Cargando página
La sangre sirve sólo para lavar las manos de la ambición.
( Lord Byron - 1788-1824. Seudónimo de George Gordon, poeta británico.)