Espere mientras se carga el contenido...
Cargando página
El amor verdadero no espera a ser invitado, antes él se invita y se ofrece primero.
( Fray Luis de León)