Espere mientras se carga el contenido...
Cargando página
El desconocimiento propio genera soberbia; pero el desconocimiento de Dios genera desesperación.
( San Bernardo de Claraval - 1091-1153. Eclesiástico francés. Primer abad del monasterio de Claraval.)