Espere mientras se carga el contenido...
Cargando página
Los hombres intentan purificarse manchándose de sangre. Es como si, después de haberse manchado con barro, quisieran limpiarse con barro.
( Heráclito de Efeso - 540 AC-470 AC. Filósofo Griego)